5 Recomendaciones para generar tus conceptos de diseño rápidamente

El concepto de diseño es la esencia del diseño arquitectónico. Es la transición de una idea subjetiva hacia su materialización o como una metáfora proyectada en un espacio con sentido arquitectónico. Un concepto claro que guía la función y el valor estético de cualquier diseño, evitando caer en caprichos formales. También es conocido como la idea generadora o el esquema de diseño.  Las siguientes son algunas actividades que te servirán para establecer tu concepto de diseño fácilmente y mejorar los mismos: 

Escribir:

Una vez que recibes la propuesta de proyecto y los objetivos a cumplir han sido establecidos, escribe tus ideas inmediatamente. Anota tus pensamientos iniciales sobre cómo puedes alcanzar estas metas. Desde aquí puedes comenzar a combinar tus ideas en un concepto.  Sigue escribiendo tus pensamientos, aunque sean pequeños fragmentos de una frase, una palabra o varias. Apuntar constantemente tus ideas/pensamientos puede mejorar tu proceso de diseño. Esto hará que tu concepto sea fuerte, simple y centrado. Para ello es recomendable tener siempre a la mano una libreta en la que puedas apuntar o dibujar tus ideas que te llegan repentinamente. 

Construir:

Construye maquetas que te ayuden a visualizar la forma de tu idea. Trata de no planear tus maquetas. Es muy difícil no hacerlo, pero si empiezas a producir maquetas sin mucha preparación, tiendes a hacer mejores maquetas de concepto, «entregas repentinas» o de arranque. Esto no quiere decir que debas de dejar de pensar por completo; sin embargo, creo que debe de ser mientras construyes y no antes de construir. Construye maquetas con una idea única primero y luego construye con múltiples ideas. A lo largo de tu proceso de diseño también es buena idea seguir construyendo maquetas. No es necesario construir una maqueta de todo el edificio en cada cambio, pero lo puedes hacer para probar nuevas ideas, partes del edificio que cambias o modelos muy pequeños. 

Cualquier cosa que te mantenga en contacto con las tres dimensiones de tu diseño. 

Las maquetas son generalmente más útiles para explicar tu diseño al hablar con los profesores o críticos. Tratar de explicar un concepto solo con dibujos no siempre funciona. Así que trata de tener una, al menos una muy pequeña lista para hablar con tu profesor durante las críticas de escritorio. 

Actualmente programas de CAD como AutoCADRevit o Sketchup te pueden ayudar a realizar maquetas virtuales y conceptuales rápidamente, lo que te puede ahorrar mucho tiempo de trabajo y a probar más ideas en menos tiempo. Sin embargo es recomendable siempre hacer una maqueta física pues ayuda a entender mejor la escala y proporciones del proyecto. 

Bosquejar:

Bosquejar es también otra estupenda manera para desarrollar y jugar con tus ideas de diseño. También te ayuda a mantenerte conectado visualmente con tu diseño a lo largo de tu proyecto. 

Mantén tus dibujos fijos en la pared donde se puedan ver en todo momento, lo que puede ayudarte a ver algunos errores, cosas que te has perdido o que pueden modificarse.  La crítica de los profesores y comentarios de compañeros ayuda a ver las cosas desde otro punto de vista, pero no se compara a la experiencia de ver el proyecto por primera vez después de varios días de desconexión. La mente está más clara y puede descartar fácilmente lo que no sirve y mejorar lo que sirve. 

Entonces, tómate uno o dos días para desconectarte por completo del proyecto y oblígate a evitar cualquier trabajo o pensamiento relacionado durante ese tiempo. Verás que tu motivación e ideas mejorarán. 

Finalmente recuerda que el concepto o idea generadora del proyecto no es permanente, puede cambiar y evolucionar durante el desarrollo del proyecto. Lo importante es que en cualquier momento el diseño de tu proyecto pueda ser justificado con el concepto y le dé sentido.Precedente:

Se recomiendan el estudio y la investigación de proyectos similares, a manera de antecedentes. Abrir tus ideas a diversos diseños definitivamente te ayudará en el desarrollo de tu propio concepto. ¿Cómo resolvieron sus problemas y cómo puedes incorporarlo en tu propio trabajo? 

No es que no se te ocurran cosas por tu cuenta, es simplemente una orientación. Tomas el diseño y lo conformas a tu manera. Cuando lo miras así, puedes ver lo inteligente que eres al ser capaz de asimilar algo que ya se ha creado y modificarlo y convertirlo en algo completamente nuevo. 

Los profesores motivan a los estudiantes a hacer esto, así que ¿por qué sería malo? No lo es. 

Distanciamiento: 

En cualquier proceso de diseño se corre el
riesgo saturación. Se trabaja con tanta información y opciones que uno suele
perder la perspectiva de lo que se está haciendo. 

Es como dicen: “los árboles impiden ver el
bosque”. 

La
crítica de los profesores y comentarios de compañeros ayuda a ver las cosas
desde otro punto de vista, pero no se compara a la experiencia de ver el
proyecto por primera vez después de varios días de desconexión. La mente está
más clara y puede descartar fácilmente lo que no sirve y mejorar lo que
sirve. 

Entonces, tómate uno o dos días para
desconectarte por completo del proyecto y oblígate a evitar cualquier trabajo o
pensamiento relacionado durante ese tiempo. Verás que tu motivación e ideas
mejorarán. 

Finalmente recuerda que el concepto o idea generadora del proyecto no es permanente,
puede cambiar y evolucionar durante el desarrollo del proyecto. Lo importante
es que en cualquier momento el diseño de tu proyecto pueda ser justificado con
el concepto y le dé sentido.