CERTIFICACIONES VOLUNTARIAS PARA EDIFICIOS

Cinco grandes sociedades (AEW Europa, AXA REIM, Bureau Veritas, GE Real Estate Europe e ING Real Estate) trabajan para crear un método de calificación “verde” para ayudar a propietarios y administradores de fincas a valorar, calificar y comparar el rendimiento medioambiental de los inmuebles que ya posean.

El método pretende crear un parámetro homogéneo en Europa sobre los aspectos de uso de edificios mediante indicadores tangibles y susceptibles de medición: energía, emisiones de carbono, agua, residuos, sanidad y transporte.

Por ahora (2010), lo que existe – certificaciones voluntarias- para medir el rendimiento ambiental de los edificios en España es:

La asociación internacional ICSC (International Council of Shopping Centres) otorga esta certificación europea ambiental, verificando y evaluando la eficacia del diseño arquitectónico en relación a su sostenibilidad con el medio ambiente. Este certificado se dedica a la evaluación ambiental de centros comerciales en Europa.

El primer proyecto español en obtener dicho certificado es el Factory de La Coruña, que reduce la contaminación lumínica nocturna y mejora el rendimiento de los equipos de iluminación.

Certificación Leed

El certificado Leed está implantado en España desde 1998 de la mano del Consejo de la Construcción Verde de España (Spain Green Building Council), una coalición de líderes del sector de la construcción. Se trata de un sistema de clasificación voluntario para edificios nuevos y para los rehabilitados integralmente.

Disponer de la certificación Leed garantiza que los inmuebles van a ahorrar entre el 30% y el 70% de energía respecto a los convencionales. En el uso del agua los ahorros se sitúan entre el 30% y el 50%, y el coste de los residuos baja entre el 50% y el 90%. Las emisiones de CO2 se reducen un 35%.

Este sello, que garantiza edificios eficientes en los recursos que emplea, se extiende como la espuma. La certificación Leed ha pasado de estar presente en 7,4 millones de metros cuadrados construidos en 2003 a los 59,6 millones de 2006 en el mundo. El último edificio que lo lleva fue inaugurado a finales de septiembre de 2007 en el barrio de Queens, Nueva York.

En España, el Parque Empresarial Alvento, de Metrovacesa, fue el primer inmueble con certificado Leed en Europa. Y hay 15 edificios más en proceso de certificación, entre ellos el parque tecnológico Palmas Altas (Sevilla), de la empresa Abengoa; así como las oficinas de la planta 24 de Torre Picasso (Madrid), de CBRE Richard Ellis; el parque empresarial Las Rozas, de Hines, o Torre Iberdrola (Bilbao). Por ahora no hay ningún desarrollo de residencial Leed en España, según el Consejo.

Existen distintos niveles de certificación -plata, oro y platino- según la puntuación obtenida por el edificio. Lo que más cuenta es el ahorro de energía y el uso de energías renovables, seguido de la calidad ambiental interior y hacer la parcela sostenible.

Según el Consejo, el porcentaje medio de incremento de costes, que se corresponde con un edificio certificado en el nivel plata, es de más de 1,8% del presupuesto total de construcción, aunque en algunos casos el coste ha sido cero, aseguran. Además maximiza a partir del tercer año, con tasas de retorno anual de entre el 25% y el 40%.

FUENTE: ARQUIMASTER

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Por favor, introduzca su nombre, dirección de correo electrónico y un comentario.