¿Cómo elegir bien tu vivienda?

Dar el paso de adquirir una vivienda no es sencillo. Realizar un esfuerzo económico de este calibre requiere estar muy seguro de que la opción escogida es la acertada. Se trata del lugar en el que formar un hogar. Por ello, para elegir bien tu vivienda te recomendamos que compares las distintas posibilidades, que compruebes que cumple con las características físicas adecuadas, y que averigües su situación jurídica.

Si compras a través de una agencia
inmobiliaria…

Debes saber que se trata de un intermediario y que generalmente es contratado por el vendedor, quien paga sus honorarios. Las agencias te pueden ayudar a buscar el inmueble que mejor se adapte a tus necesidades y gustos. Además, hay agencias que prestan servicios de gestión, financiación hipotecaria, firma de la escritura ante notario, o presentación de la misma en el Registro de la Propiedad. En cualquier caso, no se trata de servicios obligatorios y, por tanto, no estás obligado a contratarlos con la agencia.

Antes de firmar, examina la vivienda

Solo visitando la vivienda podrás comprobar que lo
ofertado coincide con la realidad en cuanto a materiales, estado de las
instalaciones, luminosidad, vistas, entorno, acceso a medios de transporte…

En caso de adquirir una vivienda sobre plano de una
promotora, es decir, que aún no se ha construido, será necesario tener en
cuenta que estás en tu derecho de exigir al vendedor todos los servicios,
instalaciones y formas de pago que se incluyeron en la oferta o publicidad de
la vivienda, aunque luego no consten en el posterior contrato.

A este efecto, es importante señalar que no se debe firmar ningún
contrato ni pagar nada sin haber comprobado previamente que la promotora existe
y está inscrita en el 
Registro
Mercantil
, que el solar en el que se va a construir el
inmueble pertenece a la promotora y que la edificación está autorizada por el
Ayuntamiento pertinente.

Evita sustos, comprueba su situación jurídica

Para evitar sustos a posteriori, es necesario conocer
cuál es la situación jurídica de la vivienda. ¿Quién es el propietario? ¿Le
afectan embargos o hipotecas? ¿Existen inquilinos? Estas y otras
cuestiones, pueden
consultarse en el 
Registro de la
Propiedad
.

La solicitud de esta información podrás realizarla
personalmente, por fax así como a través de esta web.

Además, para cualquier aclaración o duda sobre la
tramitación registral se puede consultar en el Servicio de Consumidores del
Colegio de Registradores llamando al teléfono gratuito: 900 10 11 41.

No obstante, también es preciso que el vendedor nos
suministre cierta documentación
complementaria 
que, en cualquier caso, puede serle
exigida. Se trata de lo siguiente:

  • Copia autorizada de la escritura pública si
    la vivienda es de segunda mano.
  • Recibo de la última anualidad del Impuesto
    sobre Bienes Inmuebles.
  • Certificación del pago de las cuotas de la
    comunidad de propietarios
  • Manifestación formal de que la casa no se
    encuentra alquilada.

Todo en orden, pero, ¿cómo me financio?

Si ya has decidido cuál es la vivienda que quieres
comprar, ahora solo queda formalizar el contrato, lo que implica pagar el
importe de la misma en ese momento. Normalmente, la firma del contrato de compraventa se
realiza de manera simultánea a la entrega del préstamo
 en
el caso de haber solicitado una hipoteca.

En este sentido, debes comprobar que las condiciones generales del
préstamo no sean abusivas
y, además, que la vivienda no esté
gravada previamente con una hipoteca anterior del vendedor, ya que como
comprador no estás obligado a subrogar el préstamo que solicitó en su momento.

A este efecto, puedes exigir que se cancele la hipoteca
anterior y obtener un nuevo préstamo de otra entidad que te ofrezca unas
mejores condiciones.

Fuente: http://registradores.org/blog/como-elegir-bien-tu-vivienda/