CONSTRUCCION DE BOGOTA SIGUE CAYENDO POR FALTA DE SUELO

El panorama actual de edificaciones no residenciales y de vivienda resulta preocupante si se compara con la situación de 2012. Así lo señala el último informe de demanda de destinos no habitacionales en Bogotá y la región realizado por Camacol, en el que se muestra que los usos de las oficinas y locales registraron decrecimientos de 44,8% en el área iniciada y de 57,3% en el área vendida, mientras que en vivienda el nivel de iniciaciones, ventas y oferta registraron bajas de 17,6%, 10% y 17,5%, respectivamente.

A pesar de ello, hoy en día, las oficinas son el negocio más dinámico en la ciudad en cuanto a destinos no residenciales y se espera que mejore en el transcurso del año debido al alto licenciamiento de este tipo de edificaciones en lo corrido de 2013.

De acuerdo con Martha Moreno, gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca, las razones que explican la caída de las ventas y de las iniciaciones son la falta de suelo, además de la falta de claridad de normas técnicas y económicas que “tienen nerviosos a los desarrolladores y a los constructores para la iniciación de obras”. Adicionalmente, “no hemos solucionado el tema de la disponibilidad de servicios públicos, especialmente el tema del agua”. Por último, la funcionaria destacó que la modificación del POT generaba restricciones importantes “fuera del centro ampliado y aún dentro del centro ampliado, entonces como no había claridad, la actividad se contrajo en todos los niveles”.

De acuerdo con Sandra Forero, presidente de Camacol Nacional este comportamiento en la capital no corresponde a la realidad nacional de la construcción, pues las ventas crecieron en el país 9%, mientras en Bogotá cayeron 11%.

Por su parte, Eduardo Bermúdez, vicepresidente de la junta directiva de Camacol Bogotá y Cundinamarca, dijo que la única estadística que registra crecimientos positivos es la de licenciamiento, que a mayo registra un crecimiento anual del 18% en los metros cuadrados aprobados en vivienda.

Para Bermúdez, el contraste entre las cifras de Bogotá y Cundinamarca muestra la importancia de mantener un entorno productivo de confianza para el impulso de la actividad edificadora, ya que la incertidumbre generada por anuncios de cambio de norma hechos por la Administración Distrital, son la principal explicación de los resultados de Bogotá.

Cundinamarca presentó incrementos en el área vendida e iniciada de 25% y 15%, respectivamente. Tan solo en el segmento de vivienda, el total de ventas tuvo un incremento de 24,4% entre mayo de 2012 y el mismo periodo de 2013. En cuanto a los destinos no habitacionales, el área vendida registró un alza de 216,2% en ese mismo lapso de tiempo.

El único indicador que tuvo una variación positiva de su oferta (en cuanto a destinos no habitacionales) fue el de metros cuadrados para hoteles, que en mayo de este año fue de 44.217. Esto implica un incremento de 248% con respecto al mismo mes del año anterior, cuando se registraron cerca de 32.000 metros cuadrados.

En la región, el área en oferta se concentra en el segmento de bodegas con 88% a mayo de 2013. Los metros cuadrados disponibles para la venta en ese mes fueron 216.000, donde cerca de 189.000 provenían de bodegas. Frente a mayo de 2012 esto representa un aumento de 203,8%.

En cuanto a ventas en Bogotá, estas fueron impulsadas por el segmento de oficinas, que presentó un alza de 106,4% en los últimos doce meses y en Cundinamarca, el indicador fue jalonado por los espacios comerciales, que registraron un aumento de 431%, seguido por bodegas con 209%.

El informe también resalta la caída de la Vivienda de Interés Social que registra Bogotá en mayo de 2013, cuando se ubicó en 1.289 unidades, lo que representa 59% menos que la registrada un año atrás. Las iniciaciones de este tipo de proyectos, por su parte, cayeron 38,8%, mientras que en el segmento No VIS estas tuvieron una variación negativa de 7,7%.

Empresas quieren sus sedes en oficinas nuevas

De acuerdo con el estudio de demanda no residencial en el país, las empresas buscan más oficinas nuevas que usadas. Así, 9,8% de las firmas que quieren comprar o alquilar una oficina prefieren que sean nuevos espacios, mientras que 8,7% de las compañías desean que los lugares ya hayan sido usados. En total, el próximo año se demandarían 345.250 metros cuadrados en Bogotá y la región.

Las opiniones

Sandra Forero

Presidente Camacol Nacional

“Existe una brecha entre las ventas de vivienda y los lanzamientos. Mientras el primero crece 9%, los lanzamientos bajan 11%”.

Martha Moreno

Gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca

“La falta de suelo y de claridad de normas técnicas tienen nerviosos a los desarrolladores y a los constructores en iniciación de obras”.

Roberto Cáceres

Director de Colliers International Colombia

“Para el resto del año la oferta de oficinas va a presentar una ligera tendencia al alza con la finalización de cerca de 145.000 metros cuadrados”.

FUENTE: DIARIO LA REPUBLICA